Eric Alliez (Org.) – Gilles Deleuze: Una Vida Filosófica

Gilles Deleuze: Una Vida Filosófica – Só lo podía pensarse como “una obra colectiva”, y aquí colectiva toma el doble sentido de estar compuestacomo una multiplicidad, por eso mismo trans-personal, y de captar una agitación pre-personal, pre-individual; así como obra sólo podría definirse en el sentido de la necesidad de crear los con ceptos que exige una experiencia real – la de nuestra presencia en el presente.
Doble paso al límite en el que el pensamiento piensa y se ve pensar, en la medida en que su tensión lo lanza y lo hace volver sobre si en el movimiento infinito de la idea-fuerza. Adquiere entonces todo su sentido “una vida” que, contemporánea del pensamiento, sólo puede decirse inmanente, en cuanto se encuentra en potencia de pensamiento, pero a la que el pensamiento sólo puede nombrar en tanto el mismo está en potencia de vida – lo cual no excluye virulentas rivalidades.
De tal modo que entre pensamiento y vida no hay conformidad, ni adecuación esencial, según la cual el pensamiento revela la esencia de la vida y se define como la instancia reveladora esencial; como tampoco analogía, o semejanza, algo así como si la vida realizara -y entonces destruyera- al pensamiento, sino inadecuación, desequilibrio, disenso, afirmación absoluta de la inactualidad del pensamiento respecto de la vida, de la distancia absoluta de la vida respecto del pensamiento, y sin embargo composición mutua, presuposición recíproca.
He aquí la filosofía-pensamiento, el filósofo-pensador: el filósofo es Igitur, perpetuamente arrastrado hacia la composición, desigual e híbrido, sólo puede instalarse en la diferencia: buscar, soportar y emprender el perpetuo movimiento, el poderoso dinamismo del pensamiento, de la vida…
Tenemos que señalar, entonces, que este “en potencia de” no califica una determinación singular según la cual pensamiento y vida serían los términos de un doble juicio, sino que se trata de un doble devenir en el que el aspecto cuantitativo de la potencia, de lo que puede un existente, implica todo un proceso de distinción; y sus modos de existencia son el aspecto cualitativo de los existentes, que implican todo un sistema de polaridades y oposiciones existenciales.

Camisa “E Viva A Diferença!”

Deixe uma resposta