El estudio comparativo de las instituciones políticas, especialmente de las sociedades sencillas, es una tarea importante de la antropología social que no ha recibido aún la atención que merece.
La publicación de este volumen nos da la oportunidad de presentar una breve exposición de la naturaleza de dicho estudio tal como la percibimos los colaboradores y yo.
El cometido de la antropología social, como ciencia natural que estudia la sociedad humana, consiste en la investigación sistemática de la naturaleza de las instituciones sociales. El método de la ciencia natural se basa siempre en la comparación de los fenómenos observados, y el objetivo de tal comparación es descubrir sus características comunes fundamentales mediante el examen cuidadoso de sus diferencias. Al aplicarlo a las sociedades humanas, el método comparativo utilizado como instrumento para la inferencia inductiva permitirá
descubrir las características universales, esenciales, que pertenecen a todas las sociedades humanas, pasadas, presentes y futuras.
La adquisición progresiva de este tipo de conocimiento debe ser el propósito de quienes creen que una verdadera ciencia de la sociedad humana es posible y deseable.
Pero no podemos pasar directamente de las observaciones empíricas al conocimiento de leyes o principios sociológicos generales.
El intento de proceder mediante este método aparentemente simple, fue lo que Bacon denunció, con justa razón, de conducirsolamente a una simple apariencia del conocimiento. La amplia diversidad de formas de la sociedad humana primero debe ser ordenada mediante una especie de clasificación. Si comparamos las sociedades debemos discriminar y definir diferentes tipos. De esta maneralos aborígenes australianos fueron divididos en varios centenares de tribus distintas, cada una con su propia lengua, organización, costumbres y creencias; sin embargo, un análisis detenido de una muestra suficiente de casos revela que detrás de diferencias específicas, existen similitudes que nos permiten describir al tipo australiano en términos generales.
Por supuesto que el tipo es un concepto abstracto como “ carnívoro” o “ungulado” es una abstracción, pero una abstracción alejada apenas de la realidad concreta.
Cuando un determinado número de dichos tipos ha sido adecuadamente definido, entonces se puede comparar y con ello se puede dar un paso adelante en el nivel de abstracción.
Con este proceso –que obviamente requiere la labor de muchos estudiosos por varios años– podemos lograr clasificaciones y conceptos abstractos definidos de manera más precisa que representan la realidad empírica con mayor exactitud que los conceptos indicados por frases como “sociedad primitiva”, “sociedad feudal”, “sociedad capitalista”,
tan abundantes en obras contemporáneas.

Deixe uma resposta